Ir al contenido principal

EL MEJOR CUENTO DE AMOR QUE HE LEÍDO

A pesar de ya tener algunos intentos de narrativa literaria o de haber iniciado y terminado capítulos en esto que llamo vida; se me olvida con frecuencia que todo inicia siendo una broma que va tornándose de color serio.

HISTORIAS DE ÉXTASIS de FRÉDÉRIC BEIGBEDER editado por Dedalus en agosto del 2011, llegó a mis manos. El escritor se enorgullece de lograr el mismo efecto de intensidad y, efímera, felicidad que logra la mencionada droga en sus lectores. Todo el libro es una joya de los tiempos modernos; como dirían Fito Paez y Joaquín Sabina: La soledad es la ecuación de la vida moderna; y sus letras logran el efecto de la droga llamada esperanza por instantes aunque cuando se llega a la última página, la resaca de la realidad hace su trabajo.

También se enorgullece el autor de haber escrito los catorce cuentos que forman el libro bajo los efectos del MDMA. Por lo que dirigiré estas líneas al titulado EL CUENTO MÁS REPUGNANTE DE ESTA COMPILACIÓN. Que muy probablemente haya escrito este bajo el efecto de otra droga peor.

Al menos así tendré la ilusión de haber destruido la historia de amor más hermosa de mi vida en pos de algo [Beigbeder]

Sentenciados al destiempo, no podemos evitar ser víctimas del amor fuera del hoy. La mayoría de las historias de amor que se nos venden, terminan con la promesa de la eterna permanencia, en casos donde se práctica la religión con la boda en el último episodio o poéticas y esperanzadoras como el caso de Rodión Románovich Raskólnikov y Sonia Semiónovna Marmeládova (Crimen y castigo, Fiódor Dostoievski) donde la promesa se resume con tomarse las manos y compartir el destino de la vida presidiaria.



El relato de Beigbeder inicia con la prueba de la existencia del amor pasado, como siempre el anhelo de que el pasado se vuelva futuro. Fuera de los estándares del amor comercial una pareja en concubinato decide demostrarse la realidad de su amor a partir de la prueba, uno de los tantos síntomas de que el ser humano es incapaz de comprender su propia naturaleza y busca refugio en la afirmación del otro. Este detonador de historias no se limita a la ficción, no debemos evadir que requerimos esa confirmación a través de las relaciones que nos rodean a largo de nuestra vida, no sólo sentimentales, sino toda nuestra actividad social. Y más en la época donde convives con miles de amigos y seguidores (aunque no los conozcas) a través de las redes sociales.

Cuando el ser humano comenzó con el uso de la razón, descubrió la soledad y su funesto destino. El amor es el aliciente que ayuda a las almas débiles a soportar la idea de que nada tiene demasiado sentido. Y aun teniendo algún ser que se comprometa a hacer los días llevaderos la necesidad de la prueba es el error necesario de reafirmación.

Es ahí donde debe ponerse a consideración si el amor es en realidad el “sentimiento” que saca lo mejor de nosotros o simplemente es una extensión de nuestra maldad reprimida diseccionada en: egoísmo, exigencia, sometimiento, soberbia, etc. Siendo que no hay poner a prueba a alguien que supuestamente amas.

No había dudas: la guerra estaba más o menos declarada [Beigbeder]

Para continuar debemos tomar el verso del poeta maldito Charles Baudelaire “El amor es un crimen que no puede realizarse sin cómplice”.

No cabe duda que en nuestro lenguaje cotidiano y sobre todo los que se relacionan con el funesto sentimiento los posesivos prevalecen. Algunos de los psicólogos y antropólogos coinciden con que dentro de las relaciones existe el dominante y el dominado; que la entrega es inequitativa “siempre hay alguien que da más” y que es una guerra constante entre quién conquista a quién.

Que, agregando, la “Conquista” es un peyorativo directo ya que el sujeto deseado se observa como un objeto o animal que se consigue.

Nuestra más bella prueba de amor es no volver a vernos nunca más. [Beigbeder]


Para cerrar necesitaremos las líneas de otro maldito: “Y si tienes la capacidad de amor/ primero ámate a ti mismo” de Bukowski.

A riesgo de sonar cursi y moralino, recuerda que el amor se ha convertido en una transacción con moneda de cambio intereses (de satisfacción sexual, interés monetario o miedo a la soledad). Entonces si deseas en verdad experimentar algo fuera del amor vulgar:

Evita exigir, porque recuerda que alguien te exigirá. Y si deseas verlo por el lado de que alguien por amor te ayudó a superarte, mira también que la persona no te aceptó como eres.

Evita someter porque recuerda que la pertenencia es un síntoma de debilidad e inseguridad. Si alguien desea estar contigo, lo estará.

Evita el chantaje, porque habrá un día que no tendrás con qué pagarlo o peor aún no encontrarás quién pague por tu funesto chantaje.

Tal vez en algún momento comprendamos que el precio de la libertad es la soledad y que el amor no es precisamente un grito de ello.

-Silverio Rodama.

Comentarios

VISITA LO MÁS LEÍDO

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #32

Aún nos queda combustible en nuestro regreso, de nuevo la pluma de Noemí Tejada Flores nos trae un relato perturbador para hacer las delicias en este inicio de semana.

DISFRUTANDO EL DESEO
El hombre escuchaba el noticiero nocturno; quiso poner más atención a lo que  el reportero decía: “Una persona había sido encontrada de bajo de un puente”, lo impactante de la noticia era  que el estado del cuerpo se encontraba con heridas extrañas,  parte de la cara parecía se le habían comido a mordidas, el antebrazo tenia las mismas señales, el glúteo derecho había sido fileteado como si fuera un pedazo de carne de res. La cámara quería acercarse al cuerpo pero sólo se veía una manta blanca que cubría un bulto. Este hallazgo podría tener bastante audiencia y durar por unas semanas en las televisoras.  Los periódicos se llenarían de imágenes horrendas, morbosidad que satisfará a los habitantes de la ciudad. La descripción del sujeto, un hombre de treinta y tantos años, delgado, con facciones finas, …

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #30

Damos paso a la edición treinta de esta sección donde compartimos el quehacer literario, y lo hacemos con el debut de nuestra nueva colaboradora Noemí Tejada Flores, haciendo su presentación con un pequeño poema.

45 SEGUNDOS
Por segunda vez he querido tocar el cielo.
Para saber si de verdad existe el algodón.
Por segunda vez se me rompe el corazón, y me encuentro entre cuatro paredes completamente sola.
No hay un tren que pueda ser mi aliado. No hay ni una pastilla para dormir. No hay nada que me atraiga para dejar de sentir.
Por segunda vez siento un vacío en el estómago, y sólo quiero llorar, llorar, llorar.
He sabido que el dolor no se cura; está ahí para siempre. La soledad me acompaña y también me hace caer cuando necesito ser más fuerte.
Por segunda vez quiero tocar el cielo; y descubrir que existe; que tomará mi mano, y nunca jamás me soltará.
Estoy triste. Nadie se dará cuenta porque solo tengo un teléfono donde escribiré que todo está bien, y pondré una carita emotiva. Donde nadie se…

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #33

De nuevo aparece Noemí Tejada Flores que nos comparte un cuento para disfrutarlo en este fin de semana largo.


EL MISTERIO DE LA PUNTA DE LA MONTAÑA
Antes de las seis de la madrugada salía a correr, el aire fresco lo respiraba profundamente,  le gustaba ver el cielo todavía oscuro y la estridulación de los grillos cuando pasaba por los jardines de la colonia, el silencio lo relajaba, disfrutar de los caminos solitarios le daba tranquilidad y continuaba así hasta llegar a la orilla. Tomaba una pendiente para regresar por el mismo lugar, tenía más altura el recorrido pero ir solo no era nada recomendable así que apenas llegaba al principio de las faldas de la montaña. Empezó a caminar por las mismas calles de regreso casa, se sentía diferente, el aire era más pesado, como si lo compartiera con alguien más. Se sentía cansado, miró su reloj para medir el kilometraje de su carrera. Se quedó pasmado, no podía creer que tan sólo fueran ochocientos metros. Se preocupó, tal vez algo le estaba pas…