Ir al contenido principal

LO QUE NUNCA VI Y NO QUIERO VER

El otro día me encontraba pasando el rato en internet, repasando por encima titulares de noticias cuando una revelación vino a mí. Por un encabezado me entero de que Disney está produciendo una adaptación a imagen real de Dumbo y que la misma es dirigida por Tim Burton.

Cero problemas con Burton no es un mal director, tampoco lo considero excepcional, pero después de lo que hizo con Alicia, miedo me da que ponga sus manos sobre cualquier otro proyecto basado en la literatura. Por si no lo sabían, Dumbo esta basado en un libro del mismo nombre, escrito por Helen Aberson e ilustrado por Harold Pearl.


Sé que mueren de ganas porque exploremos la comparativa entre libro y película, pero por el momento centrémonos en la futura versión de Burton y las reservas que me inspira. La noticia que me sumergió en este artículo, además de mi gran boca al preguntar a los mandamases su opinión, nos contaba que se había desvelado la primera imagen del Dumbo computarizado que encontraríamos en la pantalla, abajo la encontraran.



De esta imagen se desprenden dos conclusiones:

1.- Si no sabes hacer CGI no lo hagas.
2.- Si aún así lo harás, no me lo enseñes.

En un momento donde los cineastas prefieren crear por computadora una olla de garbanzos hirviendo, en vez de ponerla a hervir como tal, uno pensaría que incrustar un elefante realista sería fácil, lo suficiente para que no luciera como una escultura moldeada en plastilina. Aunque a su favor diré que si encaja como criatura típica de Burton.

Pero podría ser peor, podríamos tener a Johny Deep en traje de elefante, pensándolo bien sería más divertido, además no es el primer ejemplo de un mal CGI en películas que al final resultan buenas y Burton se merece un voto de confianza para ver si aprendío algo luego de lo perpetrado con la obra de Carroll.

Entonces nos vamos con el reparto, teniendo el protagónico para Colin Farrell (a quien le tengo cierta tirria luego del remake de Total Recall), quien vuelve de la guerra a su vida de estrella del circo para cuidar al paquidermo orejón y de paso descubrir su habilidad de volar. Talento que atraerá a un magnate de Wall Street (Alan Arkin) y a una trapecista del circo (Eva Green) ansiosos por convertir a Dumbo en estrella.

También tenemos a Danny DeVito como dueño del circo, aunque yo quisiera verlo como Timoteo, pero el roedor no parece tener cabida en el universo de Burton.

Lo que de verdad hace sonar las alarmas es el nombre del guionista y la estela de destrucción que dejó a su paso. Hablamos de Ehren Kruger, guionista de las tres últimas películas de Transformers y creo que no hace falta decir más. Esperamos que no contenga residuos de Michael Bay, y veamos el circo explotar mientras Dumbo cruza el espacio aéreo con la bandera de Estados Unidos tatuada en un flanco.

Esperemos que Disney, distinguido por cuidar mucho sus licencias y por su ansia de dominación mundial, logre poner un buen rumbo y evite otro tropiezo de crítica para Burton, porque el éxito taquillero lo tiene seguro por pura publicidad. Yo me despido con la imagen de una estatua de Dumbo que también venía en la noticia y que reemplazará a la ballena de mis pesadillas.


-El colgado de las letras.

Comentarios

VISITA LO MÁS LEÍDO

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #32

Aún nos queda combustible en nuestro regreso, de nuevo la pluma de Noemí Tejada Flores nos trae un relato perturbador para hacer las delicias en este inicio de semana.

DISFRUTANDO EL DESEO
El hombre escuchaba el noticiero nocturno; quiso poner más atención a lo que  el reportero decía: “Una persona había sido encontrada de bajo de un puente”, lo impactante de la noticia era  que el estado del cuerpo se encontraba con heridas extrañas,  parte de la cara parecía se le habían comido a mordidas, el antebrazo tenia las mismas señales, el glúteo derecho había sido fileteado como si fuera un pedazo de carne de res. La cámara quería acercarse al cuerpo pero sólo se veía una manta blanca que cubría un bulto. Este hallazgo podría tener bastante audiencia y durar por unas semanas en las televisoras.  Los periódicos se llenarían de imágenes horrendas, morbosidad que satisfará a los habitantes de la ciudad. La descripción del sujeto, un hombre de treinta y tantos años, delgado, con facciones finas, …

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #30

Damos paso a la edición treinta de esta sección donde compartimos el quehacer literario, y lo hacemos con el debut de nuestra nueva colaboradora Noemí Tejada Flores, haciendo su presentación con un pequeño poema.

45 SEGUNDOS
Por segunda vez he querido tocar el cielo.
Para saber si de verdad existe el algodón.
Por segunda vez se me rompe el corazón, y me encuentro entre cuatro paredes completamente sola.
No hay un tren que pueda ser mi aliado. No hay ni una pastilla para dormir. No hay nada que me atraiga para dejar de sentir.
Por segunda vez siento un vacío en el estómago, y sólo quiero llorar, llorar, llorar.
He sabido que el dolor no se cura; está ahí para siempre. La soledad me acompaña y también me hace caer cuando necesito ser más fuerte.
Por segunda vez quiero tocar el cielo; y descubrir que existe; que tomará mi mano, y nunca jamás me soltará.
Estoy triste. Nadie se dará cuenta porque solo tengo un teléfono donde escribiré que todo está bien, y pondré una carita emotiva. Donde nadie se…

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #33

De nuevo aparece Noemí Tejada Flores que nos comparte un cuento para disfrutarlo en este fin de semana largo.


EL MISTERIO DE LA PUNTA DE LA MONTAÑA
Antes de las seis de la madrugada salía a correr, el aire fresco lo respiraba profundamente,  le gustaba ver el cielo todavía oscuro y la estridulación de los grillos cuando pasaba por los jardines de la colonia, el silencio lo relajaba, disfrutar de los caminos solitarios le daba tranquilidad y continuaba así hasta llegar a la orilla. Tomaba una pendiente para regresar por el mismo lugar, tenía más altura el recorrido pero ir solo no era nada recomendable así que apenas llegaba al principio de las faldas de la montaña. Empezó a caminar por las mismas calles de regreso casa, se sentía diferente, el aire era más pesado, como si lo compartiera con alguien más. Se sentía cansado, miró su reloj para medir el kilometraje de su carrera. Se quedó pasmado, no podía creer que tan sólo fueran ochocientos metros. Se preocupó, tal vez algo le estaba pas…