Ir al contenido principal

SIN QUORUM


Hoy el mundo de la literatura se topa con la noticia de que el premio más representativo otorgado a dicho arte es cancelado. «Sin Quorum» dijeron. Las causas, un compendio bastante nutrido de acusaciones contra uno de los miembros más representativos de dicho organismo. No debería sorprendernos que le mutismo guardado por años, vea la luz en una época que se matiza por dichos escándalos. Y que de a poco ensucia cada actividad artística en el mundo.

No solo la Academia Sueca ha sido manchada con este tipo de asuntos. El cine durante décadas se ha visto salpicado por el mismo tipo de escándalos. Pero el silencio guardado durante estos años nos lleva a preguntarnos más de una vez: ¿Qué es lo que sucede ahí adentro? ¿Qué ha hecho que todo explote este año? ¿Desde cuándo se tiene registro de dichos actos contra el mismo personaje?

Para mí, no resulta de extrañeza que el organismo que maneja la literatura a nivel profesional; radicado en Estocolmo, se haya resguardado bien. Puesto que esta academia o sociedad de intelectuales se ha convertido en la oligarquía por excelencia de las letras. Para todos aquellos que nos nutrimos de la narrativa, poesía, ensayo y demás actividades dirigidas al arte de la palabra escrita. No representa realmente un parteaguas en nuestra manera de entender y generar critica, dichas premiaciones.

En cambio, este escándalo será una confirmación que nos lleve a perder totalmente (al menos para mí) la credibilidad en dicha organización. No solo se trata del espectáculo orquestado por uno de sus protegidos. El peso recae sobre la parte moral de cada uno de los que se dedican a deliberar de acuerdo a esos mismos estándares, a los competidores de su galardón. Sin embargo, ahora cómo pueden mostrarse como una sociedad limpia. Han sido desnudados y expuestos en su integridad. Lo cual, sumado a más de un rumor acerca del manejo en su secretismo en sus entregas, se vuelve más alarmante.

Este conjunto de personajes dedicado a la conservación y difusión de las letras, por largos años se ha encargado de mantener en un elitismo en su manera de trabajo. Sus estatutos como institución permean y dan pie a que sean poco creíbles sus reconocimientos. No permiten reformas y, poco a poco, han ido cayendo en una liturgia vieja y segregado sus premiaciones al mundo. Convirtiendo en una alcurnia aburrida y engreída a sus galardonados.

¿Qué pasa si no se lleva a cabo la entrega de dicho trofeo? ¡Absolutamente nada! El orbe literario no pierde realmente nada.

No creo que los escritores entren en una etapa donde las palabras se les atoren y la imaginación dude a la hora de intentar plasmar ideas nuevas. De hecho, me atrevo a decir que resulta muy saludable que dicha premiación no se lleve a cabo. El literato común, seguirá leyendo, y los compradores compulsivos; han de voltear a ver un libro en el aparador y seguros por ese llamativo anuncio «Premio Nobel», habrán de llevarlo a sus estantes.

Y no, la Academia Sueca. No está aceptando su error y tratando de lavar sus culpas a través de la cancelación de su entrega. Así como el niño que baja la cara ante el conocimiento de haberse conducido mal y se niega a cenar en casa. Lo mismo está efectuando dicho organismo. Simplemente gana tiempo para poder (de acuerdo a su arcaísmo institucional) reagruparse para modificar ciertas reglas.



Para los que soñamos aún con ese mundo donde se aceptan culpas y los malvados son juzgados y condenados. Lamento escribir que eso solo se remite a las páginas de las mejores historias.  El motivo por el cual se ha cancelado. El motivo real. No ha sido el vergonzoso escándalo por abusos. Pues parece que a la academia le diera igual cada uno de los testimonios que dieciocho mujeres han hecho a lo largo de diez años.

La verdadera causa, querido lectores: La falta de personal para tomar decisiones. De acuerdo a su insigne y férreo estatuto, no era posible seguir adelante sin el número exacto en sus sillas.

Gracias a la dimisión de dos de sus «jueces» de honor. Una de ellas, la esposa del hombre acusado. Se vieron imposibilitados para tomar una decisión sobre quién podría competir por dicho premio.  Cierto es que hacía sesenta y nueve años que no nos faltaba una de sus ceremonias. Y vaya que la echaremos de menos. Pues, siempre es grato conocer a escritores nuevos, de países lejanos. Y no seré el único que no ha leído a la mitad de ganadores. O escuchado, por aquellos que se declaran fanáticos de Dylan.

El asunto es que de las siete veces que no se ha llevado a cabo. (1935 por no tener alguien digno de ser premiado) Para los años de 1914, 1918, 1940, 1941, 1942, 1943. Sus motivos para la cancelación fueron dos guerras mundiales.

Pero no se había tenido que lidiar con tan penosa situación (o al menos no nos enteramos). Entiendo muy lamentable para el ejercicio de los valores, es no percibir que su mayor motivación sea la de dar seguimiento a dichas acusaciones, sino el fin de no incumplir con uno de sus estatutos.

Así nos quedaremos esperando hasta el próximo año. Cuando todos hayamos olvidado lo que pasó, una nueva entrega del prestigioso y cuantitativo premio. Lo más sarcástico, es que con todo el descredito de dicha Academia, aún auspiciaba en mí, la utópica meta de ganar uno (risas que el teclado no puede plasmar).

Vaya que nos quedaremos totalmente vacíos un día en esta sociedad. Mientras el mundo siga cambiando el prestigio por la moral.

Y tal como dibujara Carlos Fuentes (que ahora me alegro de que no lo haya ganado), en su personaje del tío en su obra «Las buenas conciencias». Somos simplemente un cascarón duro que busca señalar lo bueno y lo malo. Pero que estamos podridos por dentro, incapaces de poder alcanzar esas metas morales. Y dejando para los demás la cara más soez y mezquina que podemos tener, pero en casa, una pinta de moralidad nos hará solemnes y respetados.

No solo estamos sucios como sociedad, sino en esas instituciones donde el respeto y clase son sus atavíos mundiales, vemos que vamos en una decadencia personal que abarca cada actividad de este planeta. Nadie está totalmente limpio, tampoco busco que lo estén. Pero hay quien queda mal por su blancura grisácea mientras exige pulcritud.

Sé que jamás me leerán los altos eruditos de dicha Academia. Pero no solo se han quedado sin personal para llevar a cabo su selección. Sino que, con este nuevo chistecito, muchos acabaremos por bajarnos del barco y emprenderemos el viaje hacia tierras menos moralinas y más realistas. «Sin Quorum» para el resto de premios, debería ser la sentencia.
-Montolivo Llosa.

Comentarios

VISITA LO MÁS LEÍDO

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #32

Aún nos queda combustible en nuestro regreso, de nuevo la pluma de Noemí Tejada Flores nos trae un relato perturbador para hacer las delicias en este inicio de semana.

DISFRUTANDO EL DESEO
El hombre escuchaba el noticiero nocturno; quiso poner más atención a lo que  el reportero decía: “Una persona había sido encontrada de bajo de un puente”, lo impactante de la noticia era  que el estado del cuerpo se encontraba con heridas extrañas,  parte de la cara parecía se le habían comido a mordidas, el antebrazo tenia las mismas señales, el glúteo derecho había sido fileteado como si fuera un pedazo de carne de res. La cámara quería acercarse al cuerpo pero sólo se veía una manta blanca que cubría un bulto. Este hallazgo podría tener bastante audiencia y durar por unas semanas en las televisoras.  Los periódicos se llenarían de imágenes horrendas, morbosidad que satisfará a los habitantes de la ciudad. La descripción del sujeto, un hombre de treinta y tantos años, delgado, con facciones finas, …

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #30

Damos paso a la edición treinta de esta sección donde compartimos el quehacer literario, y lo hacemos con el debut de nuestra nueva colaboradora Noemí Tejada Flores, haciendo su presentación con un pequeño poema.

45 SEGUNDOS
Por segunda vez he querido tocar el cielo.
Para saber si de verdad existe el algodón.
Por segunda vez se me rompe el corazón, y me encuentro entre cuatro paredes completamente sola.
No hay un tren que pueda ser mi aliado. No hay ni una pastilla para dormir. No hay nada que me atraiga para dejar de sentir.
Por segunda vez siento un vacío en el estómago, y sólo quiero llorar, llorar, llorar.
He sabido que el dolor no se cura; está ahí para siempre. La soledad me acompaña y también me hace caer cuando necesito ser más fuerte.
Por segunda vez quiero tocar el cielo; y descubrir que existe; que tomará mi mano, y nunca jamás me soltará.
Estoy triste. Nadie se dará cuenta porque solo tengo un teléfono donde escribiré que todo está bien, y pondré una carita emotiva. Donde nadie se…

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #33

De nuevo aparece Noemí Tejada Flores que nos comparte un cuento para disfrutarlo en este fin de semana largo.


EL MISTERIO DE LA PUNTA DE LA MONTAÑA
Antes de las seis de la madrugada salía a correr, el aire fresco lo respiraba profundamente,  le gustaba ver el cielo todavía oscuro y la estridulación de los grillos cuando pasaba por los jardines de la colonia, el silencio lo relajaba, disfrutar de los caminos solitarios le daba tranquilidad y continuaba así hasta llegar a la orilla. Tomaba una pendiente para regresar por el mismo lugar, tenía más altura el recorrido pero ir solo no era nada recomendable así que apenas llegaba al principio de las faldas de la montaña. Empezó a caminar por las mismas calles de regreso casa, se sentía diferente, el aire era más pesado, como si lo compartiera con alguien más. Se sentía cansado, miró su reloj para medir el kilometraje de su carrera. Se quedó pasmado, no podía creer que tan sólo fueran ochocientos metros. Se preocupó, tal vez algo le estaba pas…