Ir al contenido principal

¿YA ESTABA ESCRITO?

Me aventuro al afirmar que todos hemos visto alguna película para sorprendernos meses, o años, después con la noticia de que está basada en algún trabajo literario. Por mera curiosidad, pues tales películas suelen ser mediocres, nos obcecamos en conseguir el escrito para ver qué tanto lo arruinó el cineasta de turno o ver si ambos medios son de la misma baja calidad.

El día de hoy vengo a compartir con ustedes tres ocasiones en que esto me ocurrió, quizá ya conozcan estos datos, aunque confió en la sorpresa ya que están basadas en cuentos que siempre son más difíciles de conseguir que las novelas. Pero no se preocupen pues en cada caso les diré en qué libro pueden encontrar el relato en cuestión. Ya hechas las presentaciones; comenzamos.



Minority report: Sentencia previa (El informe de la minoría, Philip K. Dick)

En el año 2002, Steven Spielberg y Tom Cruise se unieron para adaptar el trabajo de K. Dick a la gran pantalla. La historia nos cuenta un futuro en el que existen mutantes llamados precogs que tienen el don de la precognición y son utilizados por la policía para combatir los crímenes antes de que sucedan.

Tanto en el cuento como la película el jefe de Precrimen, la institución encargada de las detenciones, es identificado como el próximo asesino. Se las ingenia para escapar y entonces se enfrenta al dilema de que si comete el asesinato lo arrestaran, pero si no pondrá en tela de juicio la fiabilidad del programa.

Teniendo al señor Cruise en el estelar, la película se decanta por las secuencias de acción, explosiones, tiroteos y persecuciones, al contrario de las letras de K. Dick que se centran en el dilema y la especulación de si las personas pueden alterar su destino si lo conocen de antemano.

Pese a los finales radicalmente diferentes, esta es posiblemente la película más acercada al cuento de las que mencionaré en este artículo, respetando el arco argumental principal y añadiendo antes que modificando.

La película no me desagradó, aunque el desenlace se vuelve predecible a la mitad del filme las secuencias de acción me parecen correctas. Me tocó enterarme de la existencia del cuento un par de meses después y su lectura eclipsó totalmente al celuloide, especialmente por su resolución. Pero para que saquen sus propias conclusiones, pueden encontrar el cuento en el cuarto volumen de los Cuentos completos de Philiph K. Dick, publicados por la editorial Minotauro.




El sonido del trueno (El ruido de un trueno, Ray Bradbury)

El director Peter Hyams es el encargado de perpetrar este, según la crítica, atentado contra la ciencia ficción en 2005. Planteado en el futuro del año 2055, el descubrimiento de los viajes en el tiempo crea una industria de safaris a la prehistoria, permitiendo a la gente cazar dinosaurios y demás bestias antediluvianas.

Como cada que se hace rabiar a la física con los viajes temporales, es importante no alterar el pasado; de hecho, se buscan presas que morirán de una u otra forma y se desplazan por un sendero anti-gravedad para que no toquen el suelo. El problema viene cuando un cliente se asusta ante la presencia del Tiranosaurio Rex que pretendía cazar, saliéndose del camino de seguridad y pisando, accidentalmente, una mariposa.

Entonces se desata el caos, en la película, pues el presente empieza a sufrir alteraciones en forma de ondas que afectan a los organismos en forma ascendente dependiendo de su lugar en la cadena alimenticia. Plantas gigantes y superdepredadores híbridos devastan las ciudades y depende del equipo corregir el error antes de que la raza humana sea alterada.

En la pantalla sólo se mantiene la premisa de los safaris en el tiempo y el accidente de la mariposa, de ahí en fuera las consecuencias en el libro no son tan radicales, pero pueden verse como más nefastas. El título puede chocar y si bien en la película no vemos la justificación, en el cuento estas son las palabras que lo cierran, pero si quieren enterarse del porqué deberán leerlo.

Debo recalcar que no recuerdo que la película fuera tan mala, la vi en su año de estreno y posiblemente la memoria me engañe, pero si admito que la idea de alterar el presente por pausas en lugar de encontrarlo ya cambiado en el regreso es bastante absurda. También aclarar que no tiene nada que ver con el Efecto mariposa, pese a la presencia del insecto el cuento de Bradbury precede a su enunciación por casi diez años.

Me enteré de la fuente original hace apenas un par de años, ya ni recordaba la película, y ocurrió netamente al leer el cuento. Conforme avanzaba en los párrafos me invadía el pensamiento de: “esto lo vi en una película”, siendo la única vez que descubro la base literaria de una película por mis propios medios y una experiencia por demás curiosa. Aunque es difícil de encontrar, el cuento forma parte de Las doradas manzanas del sol, escrito por Ray Bradbury y también publicado por Minotauro.




Los agentes del destino (Equipo de ajuste, Philip K. Dick)

En el año 2011, Matt Damon y Emily Blunt se ponen bajo la dirección de George Nolfi para luchar por su derecho al libre albedrío. Los agentes del destino nos presenta la historia de un político que ve su carrera despegar tras dar un gran discurso inspirado por el beso de una desconocida.

Transcurre un año sin que pueda olvidar a la mujer hasta que una mañana un agente se queda dormido sin poder ocasionar que el hombre llegue tarde al trabajo, reencontrándose con la chica y haciendo que llegué a su trabajo en mitad de un ajuste llevado a cabo por los demás agentes.

Así el personaje de Damon se entera de que existe un grupo de individuos que se dedican a moldear el destino de los seres humanos para cumplir con lo que ellos llaman El plan. Además, descubre que está destinado a ser presidente para hacer cosas buenas, siempre y cuando no continúe al lado de la mujer de sus sueños. Empieza entonces el desafío del amor contra la predestinación.

De nuevo se toma la idea esencial del cuento de K. Dick, pero se transforma radicalmente a una historia de amor y además una rebelión contra los designios superiores. En el papel, la historia va sobre un trabajador de una firma de bienes raíces que debe llegar temprano a su trabajo para recibir un ajuste por parte de los agentes. Pero el Convocador encargado para la misión, el perro del tipo, se queda dormido y esto desata una serie de eventos que lo llevan a llegar tarde, en mitad del ajuste, por lo que contempla la aterradora escena.

Contrario a la película, el cuento de K. Dick jamás plantea la alternativa de luchar contra El plan, que en este caso pasaba por rejuvenecer al equipo de bienes raíces para aventurarse a un negocio riesgoso que a la larga llevaría al fin de la Guerra fría, tampoco hay espacio para la historia del amor imposible.

Teniendo a Damon involucrado, un par de persecuciones impresionantes son algo esperado en la película y, si mi memoria no me falla, lo considero un buen film. El cuento queda a deber en mi opinión, es algo típico de K. Dick pero la ausencia de lucha puede dejarlo un poco plano, aunque un perro parlante siempre suma puntos.

Para consultar el texto, debemos recurrir al segundo volumen de los Cuentos completos de Philip K. Dick que, gracias al monopolio editorial, también llega de la mano de Minotauro.




Y esas son tres películas que me sorprendí al descubrir que provenían de la literatura, ahora les toca a ustedes decirme con cuáles obras cinematográficas les ha ocurrido, que para algo está la sección de comentarios.

-El colgado de las letras.

Comentarios

VISITA LO MÁS LEÍDO

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #32

Aún nos queda combustible en nuestro regreso, de nuevo la pluma de Noemí Tejada Flores nos trae un relato perturbador para hacer las delicias en este inicio de semana.

DISFRUTANDO EL DESEO
El hombre escuchaba el noticiero nocturno; quiso poner más atención a lo que  el reportero decía: “Una persona había sido encontrada de bajo de un puente”, lo impactante de la noticia era  que el estado del cuerpo se encontraba con heridas extrañas,  parte de la cara parecía se le habían comido a mordidas, el antebrazo tenia las mismas señales, el glúteo derecho había sido fileteado como si fuera un pedazo de carne de res. La cámara quería acercarse al cuerpo pero sólo se veía una manta blanca que cubría un bulto. Este hallazgo podría tener bastante audiencia y durar por unas semanas en las televisoras.  Los periódicos se llenarían de imágenes horrendas, morbosidad que satisfará a los habitantes de la ciudad. La descripción del sujeto, un hombre de treinta y tantos años, delgado, con facciones finas, …

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #30

Damos paso a la edición treinta de esta sección donde compartimos el quehacer literario, y lo hacemos con el debut de nuestra nueva colaboradora Noemí Tejada Flores, haciendo su presentación con un pequeño poema.

45 SEGUNDOS
Por segunda vez he querido tocar el cielo.
Para saber si de verdad existe el algodón.
Por segunda vez se me rompe el corazón, y me encuentro entre cuatro paredes completamente sola.
No hay un tren que pueda ser mi aliado. No hay ni una pastilla para dormir. No hay nada que me atraiga para dejar de sentir.
Por segunda vez siento un vacío en el estómago, y sólo quiero llorar, llorar, llorar.
He sabido que el dolor no se cura; está ahí para siempre. La soledad me acompaña y también me hace caer cuando necesito ser más fuerte.
Por segunda vez quiero tocar el cielo; y descubrir que existe; que tomará mi mano, y nunca jamás me soltará.
Estoy triste. Nadie se dará cuenta porque solo tengo un teléfono donde escribiré que todo está bien, y pondré una carita emotiva. Donde nadie se…

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #33

De nuevo aparece Noemí Tejada Flores que nos comparte un cuento para disfrutarlo en este fin de semana largo.


EL MISTERIO DE LA PUNTA DE LA MONTAÑA
Antes de las seis de la madrugada salía a correr, el aire fresco lo respiraba profundamente,  le gustaba ver el cielo todavía oscuro y la estridulación de los grillos cuando pasaba por los jardines de la colonia, el silencio lo relajaba, disfrutar de los caminos solitarios le daba tranquilidad y continuaba así hasta llegar a la orilla. Tomaba una pendiente para regresar por el mismo lugar, tenía más altura el recorrido pero ir solo no era nada recomendable así que apenas llegaba al principio de las faldas de la montaña. Empezó a caminar por las mismas calles de regreso casa, se sentía diferente, el aire era más pesado, como si lo compartiera con alguien más. Se sentía cansado, miró su reloj para medir el kilometraje de su carrera. Se quedó pasmado, no podía creer que tan sólo fueran ochocientos metros. Se preocupó, tal vez algo le estaba pas…