Ir al contenido principal

NOSTALGIA

Hace tiempo nos visitó un misterioso personaje conocido como Diptero Membranal. Hoy regresa para recordarnos que las letras pueden ser un gran medio para recordar lo que algun avez fue e incluso llevarnos a las lágrimas por obra de la nostalgia.






TIEMPO EXTRA

Minuto 91:22. Tiro libre a favor de los ingleses. No pasa nada. Excepto que hace un rato le recé un Padre Nuestro a Daniel, parecía un hombre mucho más delgado y de mayor de edad, pero qué más da si se ve diferente, él es mi amigo.

¿Me da permiso de beberme una cerveza? Solicité a mi madre. Asintió un tanto extrañada y de paso me ofreció de comer.

Primer tiempo extra minuto 3:11, remate a un tiro de esquina, no pasa nada. Excepto que le doy una mordida al taco de cecina con rajas y limón. Al momento en que un recuerdo me señala cuando Daniel me narraba la muerte de su hermano el Dentista, me decía lo mucho que padeció al enfermar. De hecho, enfatizaba repetitivamente en que jamás hubo respuesta clínica de su mal; agregando que lo llevaron con un curandero y les dijo que su hermano estaba embrujado.

Pitan el término del primer tiempo complementario. No pasa. Excepto que le doy otra mordida a mi taco de frijoles negros con epazote y salsa de tomate asado.

¡No manches le respondí! Al oír lo del embrujo. Y le conté lo del accidente donde perdí a mi hermano menor. Le dije: yo era un niño cuando en esa tarde…

Poco después del segundo tiempo extra, anota gol Croacia.  Y le doy un trago a mi cerveza de lata.

Daniel y yo chocamos las coronitas brindando en honor a la memoria de nuestros hermanos, ¡Salud!, después él fue al sanitario y yo puse un disco de éxitos de U2.

El partido ha terminado. Los ingleses lloran a ras de césped su derrota sin tirar una sola lágrima. Muerdo un aguacate y veo un niño croata corriendo en la cancha. Repiten los goles del encuentro semifinalista; Inés esboza su comentario, y recuerdo que Daniel y yo votamos – por el cambio – entonces: apago el televisor.

Él empezó a llorar al verme derramarme por la ausencia de mi hermano, ¡Salud! ¡Salud! Entre llanto y canciones de U2.

Abro la segunda lata y sorbo la espuma. Entra mi madre, y lleno de lluvia le digo: ha muerto mi amigo. Me levanto. Dejo la cerveza. Me limpio los ojos y me regreso al trabajo. Esperando la noche, para llevarle sus veladoras.


-Diptero Membranal

Comentarios

VISITA LO MÁS LEÍDO

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #32

Aún nos queda combustible en nuestro regreso, de nuevo la pluma de Noemí Tejada Flores nos trae un relato perturbador para hacer las delicias en este inicio de semana.

DISFRUTANDO EL DESEO
El hombre escuchaba el noticiero nocturno; quiso poner más atención a lo que  el reportero decía: “Una persona había sido encontrada de bajo de un puente”, lo impactante de la noticia era  que el estado del cuerpo se encontraba con heridas extrañas,  parte de la cara parecía se le habían comido a mordidas, el antebrazo tenia las mismas señales, el glúteo derecho había sido fileteado como si fuera un pedazo de carne de res. La cámara quería acercarse al cuerpo pero sólo se veía una manta blanca que cubría un bulto. Este hallazgo podría tener bastante audiencia y durar por unas semanas en las televisoras.  Los periódicos se llenarían de imágenes horrendas, morbosidad que satisfará a los habitantes de la ciudad. La descripción del sujeto, un hombre de treinta y tantos años, delgado, con facciones finas, …

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #30

Damos paso a la edición treinta de esta sección donde compartimos el quehacer literario, y lo hacemos con el debut de nuestra nueva colaboradora Noemí Tejada Flores, haciendo su presentación con un pequeño poema.

45 SEGUNDOS
Por segunda vez he querido tocar el cielo.
Para saber si de verdad existe el algodón.
Por segunda vez se me rompe el corazón, y me encuentro entre cuatro paredes completamente sola.
No hay un tren que pueda ser mi aliado. No hay ni una pastilla para dormir. No hay nada que me atraiga para dejar de sentir.
Por segunda vez siento un vacío en el estómago, y sólo quiero llorar, llorar, llorar.
He sabido que el dolor no se cura; está ahí para siempre. La soledad me acompaña y también me hace caer cuando necesito ser más fuerte.
Por segunda vez quiero tocar el cielo; y descubrir que existe; que tomará mi mano, y nunca jamás me soltará.
Estoy triste. Nadie se dará cuenta porque solo tengo un teléfono donde escribiré que todo está bien, y pondré una carita emotiva. Donde nadie se…

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #33

De nuevo aparece Noemí Tejada Flores que nos comparte un cuento para disfrutarlo en este fin de semana largo.


EL MISTERIO DE LA PUNTA DE LA MONTAÑA
Antes de las seis de la madrugada salía a correr, el aire fresco lo respiraba profundamente,  le gustaba ver el cielo todavía oscuro y la estridulación de los grillos cuando pasaba por los jardines de la colonia, el silencio lo relajaba, disfrutar de los caminos solitarios le daba tranquilidad y continuaba así hasta llegar a la orilla. Tomaba una pendiente para regresar por el mismo lugar, tenía más altura el recorrido pero ir solo no era nada recomendable así que apenas llegaba al principio de las faldas de la montaña. Empezó a caminar por las mismas calles de regreso casa, se sentía diferente, el aire era más pesado, como si lo compartiera con alguien más. Se sentía cansado, miró su reloj para medir el kilometraje de su carrera. Se quedó pasmado, no podía creer que tan sólo fueran ochocientos metros. Se preocupó, tal vez algo le estaba pas…