Ir al contenido principal

FIN EN EL PRINCIPIO

Si bien los viajes en el tiempo son uno de lo grandes dolores de cabeza de la ciencia ficción por todas las paradojas que podrían surgir, eso no ha disuadido a los grandes autores del género en sus intentos por explorarlo. Si bien muchos se estrellan de forma estrepitosa, también tenemos ejemplos más que dignos.

Sería el, quizá, más grande de los autores de la ficción especulativa quien nos da una de las más logradas novelas sobre viajes temporales jamás escrita. No está completamente libre de problemas, en parte por la cantidad de conocimiento disponible en la época de su creación y en parte por lo complicado del tema. Aún así; Isaac Asimov nos ofrece la espléndida obra de la que hablaré a continuación.


 Publicada originalmente en 1955 El fin de la eternidad surge de una extraña anécdota ocurrida cuando Asimov hojeaba una revista de 1932 y vio lo que parecía el dibujo de una nube de hongo producida por una explosión nuclear. Un segundo vistazo demostró que era de un géiser, pero le hizo reflexionar sobre las consecuencias de tener dicho dibujo en una revista tan antigua, terminando por fraguar una historia de viajes en el tiempo.

La novela nos plantea la historia de una organización que existe más allá del tiempo llamada La Eternidad, compuesta sólo por varones conocidos como Eternos. Su tarea es patrullar la línea temporal para mandar a los llamados Ejecutores quienes alteraran los eventos en cualquier punto de la historia a fin de minimizar el sufrimiento de la raza humana.

Seguimos la historia del Ejecutor Andrew Harlan quien empieza a dudar de las acciones de la organización al ver que el mínimo sufrimiento humano sabotea la investigación espacial. Las cosas terminan de estallar cuando Harlan, como no, se enamora de la nueva secretaria de su superior; Noys Lambet.

Como ya es costumbre, el amor es una violación a las reglas de La Eternidad y Harlan se entera que la organización podría borrar a Noys de la historia sin ninguna consecuencia. Lo único que se le ocurre para evitar tal medida, es ocultar a su amada en los llamados Siglos Ocultos, el tramo futuro de la historia donde se supone que los humanos no existen.

La vida sigue con Harlan temiendo que se lo descubra en cualquier momento, miedo que se transforma en realidad cuando, al querer llevar provisiones a Noys, se encuentra con una barrera temporal que le impide el paso. Pensando que es un castigo de los Eternos, el Ejecutor sabotea deliberadamente una inserción que terminaría por ser la clave de la paradoja que daría origen a La Eternidad.

Noys reaparece mientras los Eternos buscan a su agente desaparecido quien logra comunicarse por medio de una imagen en una revista, aquí aplica la anécdota del principio de este artículo, con lo que un arrepentido Harlan se ofrece para recuperarlo. Aquí se dará el giro final, que dejará al Ejecutor con el destino de la organización en sus manos.
El asegurar que la humanidad no sufra dista de ser una acción altruista, pues tal decisión evita el avance en el campo espacial a cambio de que todos los esfuerzos del hombre se concentren en el viaje temporal. Al final La Eternidad sólo se preocupa por asegurar su propia fundación en una típica línea de tiempo cíclica.


También vemos la tesis predilecta de Asimov: que sólo el ejercicio de la libertad por parte de las sociedades humanas, con los éxitos y fracasos que esto implica, aseguran su desarrollo futuro. Eso se ve en que todos los Eternos, reclutados en distintos periodos de la historia a partir del siglo XXVII, se mantienen sin ningún cambio relevante, pues las intervenciones de los Eternos frustran la evolución humana.

Con una puntuación muy alta dentro del género, y considerada una precuela de La Fundación; pero si hacemos caso a eso toda la obra de Asimov terminaría siendo una precuela de esta saga, la gran pluma detrás de ella y gran manejo del suspenso y la intriga, El fin de la eternidad merece estar en la colección de cualquier lector, guste de la ciencia ficción o no.

-El colgado de las letras.

Si el libro despertó tu interés, puedes encontrarlo en ESTE ENLACE a la venta, recuerda que tu compra ayudará para mantener vivo este blog.

Comentarios

VISITA LO MÁS LEÍDO

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #32

Aún nos queda combustible en nuestro regreso, de nuevo la pluma de Noemí Tejada Flores nos trae un relato perturbador para hacer las delicias en este inicio de semana.

DISFRUTANDO EL DESEO
El hombre escuchaba el noticiero nocturno; quiso poner más atención a lo que  el reportero decía: “Una persona había sido encontrada de bajo de un puente”, lo impactante de la noticia era  que el estado del cuerpo se encontraba con heridas extrañas,  parte de la cara parecía se le habían comido a mordidas, el antebrazo tenia las mismas señales, el glúteo derecho había sido fileteado como si fuera un pedazo de carne de res. La cámara quería acercarse al cuerpo pero sólo se veía una manta blanca que cubría un bulto. Este hallazgo podría tener bastante audiencia y durar por unas semanas en las televisoras.  Los periódicos se llenarían de imágenes horrendas, morbosidad que satisfará a los habitantes de la ciudad. La descripción del sujeto, un hombre de treinta y tantos años, delgado, con facciones finas, …

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #30

Damos paso a la edición treinta de esta sección donde compartimos el quehacer literario, y lo hacemos con el debut de nuestra nueva colaboradora Noemí Tejada Flores, haciendo su presentación con un pequeño poema.

45 SEGUNDOS
Por segunda vez he querido tocar el cielo.
Para saber si de verdad existe el algodón.
Por segunda vez se me rompe el corazón, y me encuentro entre cuatro paredes completamente sola.
No hay un tren que pueda ser mi aliado. No hay ni una pastilla para dormir. No hay nada que me atraiga para dejar de sentir.
Por segunda vez siento un vacío en el estómago, y sólo quiero llorar, llorar, llorar.
He sabido que el dolor no se cura; está ahí para siempre. La soledad me acompaña y también me hace caer cuando necesito ser más fuerte.
Por segunda vez quiero tocar el cielo; y descubrir que existe; que tomará mi mano, y nunca jamás me soltará.
Estoy triste. Nadie se dará cuenta porque solo tengo un teléfono donde escribiré que todo está bien, y pondré una carita emotiva. Donde nadie se…

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #33

De nuevo aparece Noemí Tejada Flores que nos comparte un cuento para disfrutarlo en este fin de semana largo.


EL MISTERIO DE LA PUNTA DE LA MONTAÑA
Antes de las seis de la madrugada salía a correr, el aire fresco lo respiraba profundamente,  le gustaba ver el cielo todavía oscuro y la estridulación de los grillos cuando pasaba por los jardines de la colonia, el silencio lo relajaba, disfrutar de los caminos solitarios le daba tranquilidad y continuaba así hasta llegar a la orilla. Tomaba una pendiente para regresar por el mismo lugar, tenía más altura el recorrido pero ir solo no era nada recomendable así que apenas llegaba al principio de las faldas de la montaña. Empezó a caminar por las mismas calles de regreso casa, se sentía diferente, el aire era más pesado, como si lo compartiera con alguien más. Se sentía cansado, miró su reloj para medir el kilometraje de su carrera. Se quedó pasmado, no podía creer que tan sólo fueran ochocientos metros. Se preocupó, tal vez algo le estaba pas…