Ir al contenido principal

SECUELAS, PRECUELAS… ¡QUÉ MÁS DA!

Más desvelado el entorno y personajes de la tierra media descrita por Tolkien, el lector está listo para lo que la historia nos regala. Muy superficialmente se puede indagar en la simpleza de la narración. La batalla constante del bien contra el mal. Una lucha que para muchos estará resuelta y mejor estructurada en diferentes obras de mayor peso intelectual. Lo realmente notable no radica solo en la trama, sino en la descripción de cada una de las circunstancias a las que se enfrentan sus protagonistas.  
La división del libro permite visualizar la historia en tres partes. La primera de nombre «La Comunidad del Anillo». ¿Qué de qué va? Simple. Aquí podrán presenciar de cerca la preparación del comité de personas que están a cargo de desafiar directamente al Señor Oscuro (Sauron). Su misión más importante es la de liberar nada menos que a la tierra media de una inminente desolación. Pero antes de dar comienzo, se hallarán un par de divisiones, las mismas harán más amena la lectura. Aquí se hace (en el lenguaje del cine) un close up a esta singular raza.
Esta explicación provoca que el lector que no ha pasado por el Hobbit entienda cómo es que llegó allí el anillo y su papel a lo largo de la obra. Que para todo el asunto del problema, es lo principal. Este prólogo dedicado a sus usos y costumbres desvela la afición del autor por esta noble raza y por qué resultan ser los únicos que pueden cargar con esta pesada mochila que es la sortija que alguna vez quitara Isildur a Sauron.

Un primer acercamiento ubica al lector en la celebración del cumpleaños de Bilbo Bolsón, tío de Frodo; quien más adelante se convertirá en el portador del anillo. Una vez que se despide en medio de la fiesta y desaparece. Gandalf el gris. Un mago bonachón aficionado al tabaco de los hobbits se intriga por la manera de irse. Lo sigue hasta su casa y cuestiona acerca de la situación. Acaba confesando su secreto para alargar tanto sus días sin llegar a un grado de decrepitud y el objeto más preciado y buscado hace su aparición.
Me gustaría hacer hincapié en las alegorías de Tolkien. Este pequeño objeto circular hecho de oro. Fue forjado con una tremenda ambición por parte de su creador. Con lo cual se enviste en una voluntad propia. Lo cual hace que quien llegue a portarlo acaba por sucumbir a su naturaleza e incluso transformarse. La semejanza con la ambición del hombre, con esa necesidad de tenerlo todo, de nunca estar satisfecho es muy cercana. No hay en sí algo que externamente sea causante de la depravación del ser humano, sino esa ambición y egoísmo intrínsecos en él.
De vuelta a la narración, de entre todas las criaturas que se consideren de la raza de los hombres, solo los hobbits pueden ser catalogados como inmunes a este  poder. Sin más, ante la partida del Bilbo. Frodo se hace heredero de todo. Comienza la aventura.
Dado que Gandalf descubre a Frodo la historia de la joya que su tío tantos años guardó (ciento once años). Le pide ir al Pony Pisador. Donde podrán entonces sí. Hacer planes para llevar el anillo único a Rivendel.
Con el objetivo de llegar a la aldea de Bree, Frodo y Sam (su jardinero) comienzan el viaje. Con la indicación de nunca avanzar por el sendero, ya que es peligroso para su cometido. Durante el trayecto se topan con dos amigos más. Merry y Pippin. Después de descubrir su verdadera intención, estos deciden acompañarlos y se ven involucrados por azar o destino en la aventura que cambiaría su vida.  Después de pasar por varios pesares en el bosque viejo y conocer a un personaje más (Tom Bombadil). Logran llegar a la aldea.
Aquí hace aparición uno de los personajes más emblemáticos de toda la tierra media. Un hombre libre, de los últimos del linaje de los dúnedain.  Un heredero al trono que se ha desterrado. Una vez más, la casualidad en los acontecimientos los lleva a integrar a un miembro más. Este montaraz se convierte en guía y protector de los siempre amistosos hobbits. Un encuentro desafortunado con los Nazgûl deja malherido a Frodo. Glorfindel atiende y logra enviar al Hobbit a Rivendel.
Ya reunidos todos los que salieron de la comarca y recuperado Frodo, comienza la decisión que hace nombrar al primer episodio. Conformar con los representantes de los diferentes reinos, una comunidad con el objetivo de destruir el anillo. Es aquí donde nuevamente la metáfora alcanza toques sumamente realistas. Se cuenta que dentro de las leyendas que envuelven el mítico trabajo de Tolkien, que comenzó a escribirlo durante la primera guerra mundial.
Esto hace poner en perspectiva cada una de las aventuras que sufren estos personajes. Más aún, poner a girar las diferentes personalidades dentro de un mundo que está colapsando. La visión del autor no solo logra permear de magia y mitología sus líneas. Sino que se basan en ópticas distintas de acuerdo a los temperamentos. En un grupo que busca sanear algo corrompido no pueden faltar ciertos elementos. Los mismos que rara vez podrán encontrarse en una sola persona.

Continuando con esta perspectiva. Una misión que abarca situaciones tan relevantes o de consecuencias generales, sólo puede ser llevada a cabo de forma grupal. Aquí las aptitudes y características individuales gozaran de realce dentro de la convivencia. La inigualable fidelidad de Sam y tenacidad logran engendrar esa esperanza en los momentos más obscuros. Cuántas veces ante una caída inesperada, el brazo de un amigos se yergue como sostén.
Del mismo modo encontramos en la picardía y curiosidad de Merry algo que muchas veces es tomado como innecesario, pero que también nutre los momentos más hostiles. Esa agilidad mental permite esclarecer el panorama y enfrentar las situaciones que los más pensantes evitan. También se ennoblece la labor de un corazón valiente. Aquel que mira de frente el peligro, con piernas temblantes, pero no duda en enfrentarlos.
La sabiduría que la da la vejez, amor a lo que resulta placentero, valor y habilidad para enfrentar el peligro son parte importante de esta comunidad, y de cualquiera. Un vistazo más profundo al personaje que dará su vida por perpetuar la estabilidad del hombre, interesado en reivindicar lo destrozado por su estirpe. Conocer sus limitaciones, no buscar la adulación o renombre. Cualidades que logran hacer de Aragorn, perfecto comandante.  
Habilidad e inteligencia, astucia y una vista poderosa no pueden faltar. Legolas se erige como el modelo del atleta hoy día. Siempre el valeroso y malhumorado levanta la mano para dar el toque a esa comunidad. Gimli, un personaje que caracteriza el amor puro sin cursilería precoz, pero fuerte en lealtad y compañerismo. Cierra esta cofradía el corazón ansioso de poder. Aquel que busca reconocimiento a través de las obras más notables. Pero que en momentos de crisis desfallece; cuyo carácter se ve dominando por su pasión y no logra controlar su ira. Boromir, quien a pesar de todo, logra terminar con valentía su participación.
Dos meses después son estos mismos personajes los que comienzan la renovada aventura. Los encargados de buscar sanear la tierra y dar un golpe preciso a la creciente maldad que empieza a doblegar hasta la más férrea voluntad. Esta corrupción ha llegado hasta el mítico Saruman, un mago blanco que era jefe de su orden y que ahora, ansioso de poder y riqueza, ha cedido a esa maldad. Nuevamente se vuelve clara la analogía a aquellas industrias que avanzan en su necesidad de mayor acumulación de bienes sin pensar en consecuencias.
Esta comunidad se ve envuelta en distintas luchas, a su paso por las montañas nubladas, una tormenta les niega el paso. Su nueva ruta es por las minas de Moria. Antiguo reino de los enanos. Donde se ven obligados a enfrentar a los orcos. Un Balrog y enfrentar la pérdida de Gandalf. O al menos así lo creen.
Así llega a su fin esta primera división. Dando paso a una de las favoritas de muchos de los lectores. La conocida como «Las dos Torres». Pero de ello se hablará en el siguiente artículo.
Una obra llena de analogías y símiles con la contemporaneidad que vivió su autor. Aunque él no aceptaba del todo que su historia se convertía en autobiográfica. Es muy lógico observar la destrucción de su mundo. El fin de la inocencia, y el paso a una era industrial donde lo más importante recaía en aspectos temporales. De esto y más, se ve cargada una de las obras más conocidas y reproducidas en todo el planeta.

-Montolivo Llosa.

Comentarios

VISITA LO MÁS LEÍDO

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #32

Aún nos queda combustible en nuestro regreso, de nuevo la pluma de Noemí Tejada Flores nos trae un relato perturbador para hacer las delicias en este inicio de semana.

DISFRUTANDO EL DESEO
El hombre escuchaba el noticiero nocturno; quiso poner más atención a lo que  el reportero decía: “Una persona había sido encontrada de bajo de un puente”, lo impactante de la noticia era  que el estado del cuerpo se encontraba con heridas extrañas,  parte de la cara parecía se le habían comido a mordidas, el antebrazo tenia las mismas señales, el glúteo derecho había sido fileteado como si fuera un pedazo de carne de res. La cámara quería acercarse al cuerpo pero sólo se veía una manta blanca que cubría un bulto. Este hallazgo podría tener bastante audiencia y durar por unas semanas en las televisoras.  Los periódicos se llenarían de imágenes horrendas, morbosidad que satisfará a los habitantes de la ciudad. La descripción del sujeto, un hombre de treinta y tantos años, delgado, con facciones finas, …

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #30

Damos paso a la edición treinta de esta sección donde compartimos el quehacer literario, y lo hacemos con el debut de nuestra nueva colaboradora Noemí Tejada Flores, haciendo su presentación con un pequeño poema.

45 SEGUNDOS
Por segunda vez he querido tocar el cielo.
Para saber si de verdad existe el algodón.
Por segunda vez se me rompe el corazón, y me encuentro entre cuatro paredes completamente sola.
No hay un tren que pueda ser mi aliado. No hay ni una pastilla para dormir. No hay nada que me atraiga para dejar de sentir.
Por segunda vez siento un vacío en el estómago, y sólo quiero llorar, llorar, llorar.
He sabido que el dolor no se cura; está ahí para siempre. La soledad me acompaña y también me hace caer cuando necesito ser más fuerte.
Por segunda vez quiero tocar el cielo; y descubrir que existe; que tomará mi mano, y nunca jamás me soltará.
Estoy triste. Nadie se dará cuenta porque solo tengo un teléfono donde escribiré que todo está bien, y pondré una carita emotiva. Donde nadie se…

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #33

De nuevo aparece Noemí Tejada Flores que nos comparte un cuento para disfrutarlo en este fin de semana largo.


EL MISTERIO DE LA PUNTA DE LA MONTAÑA
Antes de las seis de la madrugada salía a correr, el aire fresco lo respiraba profundamente,  le gustaba ver el cielo todavía oscuro y la estridulación de los grillos cuando pasaba por los jardines de la colonia, el silencio lo relajaba, disfrutar de los caminos solitarios le daba tranquilidad y continuaba así hasta llegar a la orilla. Tomaba una pendiente para regresar por el mismo lugar, tenía más altura el recorrido pero ir solo no era nada recomendable así que apenas llegaba al principio de las faldas de la montaña. Empezó a caminar por las mismas calles de regreso casa, se sentía diferente, el aire era más pesado, como si lo compartiera con alguien más. Se sentía cansado, miró su reloj para medir el kilometraje de su carrera. Se quedó pasmado, no podía creer que tan sólo fueran ochocientos metros. Se preocupó, tal vez algo le estaba pas…