Ir al contenido principal

POLÍTICAMENTE CORRECTO

Han pasado alrededor de setenta y tres años que el mundo entero no entra en un conflicto de orden mundial. Mucho de lo acontecido aquellos años bélicos simplemente podemos recrearlo a través de historias en libros o de viva voz de aquellos que vivieron la cruda batalla. Aunque todo libro es de indispensable ayuda para indagar sobre aquellas épocas, me gustaría traer a colación uno que llamó mi atención y considero importante resaltar.

Escritos Políticos de Hermann Hesse.

La peculiaridad de este libro no recae meramente en el tema que aborda, que ya de paso, al ver la portada uno puede sencillamente saber. La particularidad de este material, es su manera de estar conformado. Un ensayo que se va desarrollando a través de pequeñas notas, artículos y cartas que el propio autor fue escribiendo durante el proceso sufrido en la guerra. Esto no parece tener nada de sorprendente, bueno. Yendo al grano. Hesse nunca plantea nada desde la mera obviedad de la situación.

Es aquí donde podremos encontrar el conflicto o clímax en esta obra. La misma nos permite no solo conocer los aspectos del nacionalismo Alemán en una primera guerra, sino ir construyendo ese puente que nos llevaría a la conformación de todo un sistema político que detonó el mundo en su momento. Pero volviendo al primer conflicto  mundial. El autor comienza por delimitar sus conceptos acerca de la situación.

Hesse plasma claramente la necesidad de una guerra dada la imposibilidad que tiene el ser humano para funcionar sin hastío. Hace también una clara exégesis de la nublada óptica del nacionalismo; dicho ismo no sirve al final de cuentas, porque se pelea por algo superfluo. El valor para enfrentarse debe surgir de un aspecto más radical. Eso solo se encontrará en la comprensión de la propia naturaleza del hombre.

Sigue llevando al lector por un laberinto que se aclara con cada carta. Las cuales no toman solo los motivos filiales, sino son esa descripción de propia voz para explicar lo que acontecía otrora. Plantea temas que surgen abstractos situado en medio de la batalla, pero muy necesarios para poder comprender un poco más todo lo contenido en dicho enfrentamiento del orbe.

Este manuscrito nos presenta una serie de artículos que iban siendo publicados en algunas revistas de aquel tiempo, Así como cartas a dirigentes políticos del momento y respuestas a quienes les gustaba criticar su postura. Deja abiertas un par de preguntas que surgen atemporales para todo quien guste encerrarse a pensar:

¿Cuál es el papel del artista en un conflicto bélico?  ¿Por qué resulta absurdo considerarse un pacifista en tiempos de guerra?  



Otro aspecto que toca el libro es la situación del propio Hesse. Aunque decidido a ser partícipe en la batalla, no es aceptado. Cuestión que le otorgó múltiples críticas.  A lo que se defiende con trabajo social por cada hombre en guerra. Nos narra cómo se dedica a culturizar a los soldados y recolectar dinero, e incluso poner del escaso que tenía él.  

Así es como llega a exponer claramente que lo absurdo de su postura no recae en buscar evitar el enfrentamiento, sino en pararse en medio de la tormenta y pretender no mojarse. Hablar de paz cuando no se hace nada por procurar la misma, resulta irónico. Esto le lleva a hacer público su desacuerdo con los pacifistas en un artículo donde no solo habla de ello, sino que plasma una vez más su postura referente a la necesidad de los conflictos.

Un libro que no solo te atrapa por la crudeza de sus líneas, también te alcanza al grado de meterte en el campo de batalla, a su vez que te aísla y vuelve introspectivo para responder las constantes cuestiones que van surgiendo.

En conclusión, se aprende que la guerra es necesaria porque dada la naturaleza del hombre, es una ilusión infantil pensar que todo surja sin el menor tipo de oposición. Esa utópica sociedad no existe. Los conflictos existen porque la vida en sí nos enseña que se debe enfrentar constantemente uno. Eso es en sí la esencia. Más allá de razas o condiciones políticas. Todo lo bello y feo se resumen en el ser humano.

Lectura que por su sencillez literaria envuelve, desvelando muchos aspectos a veces dejados de lado por su cotidianidad. Cuenta además con una serie de poemas, y relatos ambientados ahí, en el centro de todo ese caos mundial.  Y una especie de panfleto político que él mismo y de manera anónima en su momento publicó; El Retorno de Zaratustra.

Este último habla de encontrar en la individualidad, en el Ser mismo, la identidad que se va perdiendo. Olvidarse de las crecientes masas ideológicas y escuchar esa necesidad independiente a todo pero que nutre la realidad personal.

Sin duda una agradable y reflexiva lectura. Opción para mirar aquellas aristas que nos otorguen una realidad mucho más completa y veraz.

-Montolivo Llosa.

Comentarios

VISITA LO MÁS LEÍDO

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #32

Aún nos queda combustible en nuestro regreso, de nuevo la pluma de Noemí Tejada Flores nos trae un relato perturbador para hacer las delicias en este inicio de semana.

DISFRUTANDO EL DESEO
El hombre escuchaba el noticiero nocturno; quiso poner más atención a lo que  el reportero decía: “Una persona había sido encontrada de bajo de un puente”, lo impactante de la noticia era  que el estado del cuerpo se encontraba con heridas extrañas,  parte de la cara parecía se le habían comido a mordidas, el antebrazo tenia las mismas señales, el glúteo derecho había sido fileteado como si fuera un pedazo de carne de res. La cámara quería acercarse al cuerpo pero sólo se veía una manta blanca que cubría un bulto. Este hallazgo podría tener bastante audiencia y durar por unas semanas en las televisoras.  Los periódicos se llenarían de imágenes horrendas, morbosidad que satisfará a los habitantes de la ciudad. La descripción del sujeto, un hombre de treinta y tantos años, delgado, con facciones finas, …

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #30

Damos paso a la edición treinta de esta sección donde compartimos el quehacer literario, y lo hacemos con el debut de nuestra nueva colaboradora Noemí Tejada Flores, haciendo su presentación con un pequeño poema.

45 SEGUNDOS
Por segunda vez he querido tocar el cielo.
Para saber si de verdad existe el algodón.
Por segunda vez se me rompe el corazón, y me encuentro entre cuatro paredes completamente sola.
No hay un tren que pueda ser mi aliado. No hay ni una pastilla para dormir. No hay nada que me atraiga para dejar de sentir.
Por segunda vez siento un vacío en el estómago, y sólo quiero llorar, llorar, llorar.
He sabido que el dolor no se cura; está ahí para siempre. La soledad me acompaña y también me hace caer cuando necesito ser más fuerte.
Por segunda vez quiero tocar el cielo; y descubrir que existe; que tomará mi mano, y nunca jamás me soltará.
Estoy triste. Nadie se dará cuenta porque solo tengo un teléfono donde escribiré que todo está bien, y pondré una carita emotiva. Donde nadie se…

¡SIMPLEMENTE LAS INVENTO! #33

De nuevo aparece Noemí Tejada Flores que nos comparte un cuento para disfrutarlo en este fin de semana largo.


EL MISTERIO DE LA PUNTA DE LA MONTAÑA
Antes de las seis de la madrugada salía a correr, el aire fresco lo respiraba profundamente,  le gustaba ver el cielo todavía oscuro y la estridulación de los grillos cuando pasaba por los jardines de la colonia, el silencio lo relajaba, disfrutar de los caminos solitarios le daba tranquilidad y continuaba así hasta llegar a la orilla. Tomaba una pendiente para regresar por el mismo lugar, tenía más altura el recorrido pero ir solo no era nada recomendable así que apenas llegaba al principio de las faldas de la montaña. Empezó a caminar por las mismas calles de regreso casa, se sentía diferente, el aire era más pesado, como si lo compartiera con alguien más. Se sentía cansado, miró su reloj para medir el kilometraje de su carrera. Se quedó pasmado, no podía creer que tan sólo fueran ochocientos metros. Se preocupó, tal vez algo le estaba pas…